Aquí manda el smartphone

Smartphone

26 noviembre, 2015 • Sin categoría • Stephanie Hosman Basto • Views: 336

 La sociedad en la que vivimos ha desarrollado una dependencia absoluta a algunos de los aparatos tecnológicos que han ido apareciendo a lo largo de la historia. Los smartphones son la clara representación de la dominación tecnológica en la vida de los seres humanos. Es preocupante, para la sociedad actual, ver a una joven, en un baño público, apoyada sobre la pared, enganchada a su fiel móvil , lo alarmante es que la razón de su refugio en el baño, es que fue ése, el único lugar que encontró en su desesperación, para cargar su celular y poder estar continuamente comunicada.

En nuestra sociedad es cada vez mayor esta preocupación por el uso exagerado y prolongado de los teléfonos inteligentes en el diario vivir de adolescentes, adultos y hasta niños.A diarios, se envían millones de SMS en el mundo entero, por todos los lugares oímos sonido de timbres y melodías de forma constante y, casi en cualquier lugar: restaurantes, supermercados, universidades, centros comerciales, etc. Conocedores del tema  indican que muchas de las personas que se esclavizan con estos aparatos, terminan con problemas físicos y psicológicos como palpitaciones, ansiedad y sudores cuando duran mas de unas horas sin el aparato, ya sea porque lo olvidaron, lo perdieron o se quedaron sin batería.

ansiedad

¿Hasta donde hemos llegado?, es la pregunta mas frecuente y alarmante que corre en boca de investigadores, psicólogos y docentes, que se han tomado el trabajo de estudiar estos comportamientos de dependencia a los smartphones. No podemos negar que en pleno siglo XXI, los aparatos móviles dominan a la sociedad, pues han establecidos nuevos patrones de comportamiento en ella. Sentarse en un lugar a comer o tomar algo,  no es lo mismo si no se lleva el celular. Hay una inevitable necesidad de tenerlo en las manos, y peor aun, de mirarlo cada minuto, así no se encuentre nada nuevo.

En un Estudio realizado en España (2009)  sobre el uso del smartphone,  se reveló que el mayor peligro al que están expuestos los niños y adolescentes es el uso excesivo y  la adicción al aparato. Es esta adicción la que crea un universo aparte, entre el individuo y el aparto, donde la persona se olvida de lo que ocurre en el mundo y se concentra solo en su celular. Por eso no es exagerado decir que los móviles con el tiempo, están creando una sociedad “maleducada”.

Antonio de Dios, psicólogo del Hospital Quirón de Marbella , define la adicción al teléfono inteligente como una conducta irreprimible, incontrolable y exagerada que hace que dejemos otras actividades, como la lectura, la conversación con la familia, amigos o vecinos. “Estos aparatos nos están controlando, a tal punto que así sea en un cuarto lleno de gente, cada uno va a estar en su mundo, como si no hubiera nadie más.”

Una ida a almorzar a un restaurante, se ha convertido en una reunión, donde cinco personas se sientan en una mesa, a no mirarse las caras, a no hablar, si no simplemente limitarse a refugiarse cada uno en su teléfono. Muchas veces el interminable silencio se rompe hasta que llega el mesero a tomar la orden. No hay interés ni motivación por hablar, conversar o compartir. Ahora estos teléfonos te permiten todo eso, de una “manera mas fácil, rápida y entretenida”, como lo venden en las publicidades. 

comic

Antonio afirma que tener el celular dentro de la cartera, mientras no lo usas, se ha convertido en una sensación de impotencia por no saber que esta pasando cada instante. El misma asegura que en ocasiones siente la dependencia al aparato. ““Mi vida circula alrededor de satisfacer al otro, así que, si me llaman y no tengo la posibilidad de estar conectado, me siento solo. Aparece el miedo a decepcionar a los demás.

Hay una necesidad por tener, ver, y revisar el Smartphone en cada momento. Las conversaciones ya no duran mas de dos minutos, a menos que sean por celular, chat, o cualquier tipo de mensajería instantánea que tienen estos celulares. La comunicación cara a cara a perdido la importancia que siempre ha tenido. Ya muchos prefieren dar noticias o hablar de temas importantes, por celular o por chat. En otras palabras, con la grosería vino la cobardía.

No es arriesgado decir que se ha permitido que la tecnología le quite valor e importancia a muchas cosas en la sociedad. El tiempo para compartir esta devaluado, en cambio las horas que se pasan con el Smartphone, son las que más tienen valor. Pero será el teléfono inteligente o el mismo ser humano el que ha permitido esta esclavización, que solo ha permitido que se viva bajos las reglas de la mala educación, haciendo que las personas pierdan momentos, etapas y tiempos que no van a volver.

niña y mamá

Stephanie Hosman Basto

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *